Commissioning

COMMISSIONING

Commissioning (Comisionamiento o Puesta en Marcha) es un proceso de aseguramiento de calidad ejecutado por un tercero, aplicado a los sistemas de los edificios, mediante el cual se verifica y documenta que el edificio, sus sistemas y componentes cumplan con ciertos objetivos y criterios definidos. Esta actividad permite una adecuada transición entre las diferentes fases del proyecto, desde el diseño conceptual hasta la etapa de operaciones, con el objetivo de tener instalaciones seguras, funcionales y así garantizar la optima operación de los sistemas.

La definición que otorga La Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE) indica que Commissioning es “…el proceso de garantizar que los sistemas son diseñados, instalados, probados funcionalmente, y capaces de ser operados y mantenidos de conformidad con los objetivos del diseño…”. Según AHSRAE, el proceso comienza desde la planificación y hasta la finalización del proyecto y su operación. Se incluye el diseño, construcción, puesta en marcha, la aceptación y la formación. Además, se puede aplicar en todo el ciclo de vida del edificio. En resumen, el Commissioning cumple la función de un control de calidad de todo el proceso de diseño, construcción y operación de las instalaciones.

El proceso de Commissioning asegura y prueba algunas de las operaciones más importantes que una edificación realizará durante su vida útil. De este modo, ayuda a plasmar en el diseño los requerimientos del cliente, asegurar que se implementen durante la construcción, facilita la transición entre la construcción y la etapa de operación y asegura que la edificación se mantenga dentro de los rangos esperados para la operación eficiente y óptima.

Las actividades principales del Commissioning son revisiones a documentos de diseño, revisiones a las instalaciones de los sistemas, pruebas, verificaciones, entrenamientos y, en general, documentación para que los sistemas sean entregados y operen de acuerdo con los requerimientos establecidos por el dueño del proyecto. Todo esté proceso realizado por el equipo del proyecto es coordinado y verificado por un tercero, denominado Agente o Autoridad de Comisionamiento (Commissioning Authority). Los Agentes de Comisionamiento de BEA cuentan con credenciales internacionales para ofrecer a nuestros clientes este servicio.

Uno de los puntos clave del proceso del Commissioning es la documentación clara y precisa de los requerimientos del propietario. Entre los puntos más importantes de los reportes, se encuentran los objetivos de eficiencia energética, sustentabilidad, operatividad, calidad de ambiente interior, etc.

En las siguientes fases del proceso se verifica que el diseño de los sistemas cuente con todos los elementos necesarios para cumplir con los objetivos del cliente y se permita una adecuada transición a la etapa constructiva, donde se comprueba la correcta instalación de equipos de acuerdo con las mejores prácticas y se coordina la ejecución de las pruebas de desempeño de los mismos.

Como punto clave durante la última fase del proceso, se asegura que se cuente con toda la documentación y capacidad técnica por parte del personal de operación y mantenimiento para que los sistemas tengan el mejor desempeño general durante su vida útil. Este proceso puede incluir un seguimiento de los indicadores de desempeño durante el primer año previo al término de la garantía de algunos sistemas.

El Commissioning también puede ejecutarse en sistemas de edificios existentes, conocido como Commissioning Continuo, sirve para diagnosticar el desempeño y verificar que se encuentran operando dentro de los requerimientos esperados del propietario y los usuarios. Durante este proceso, se coordinan pruebas funcionales, se analizan áreas de oportunidad y se compila información necesaria, atendiendo medidas preventivas y correctivas que los sistemas requieren para operar de manera óptima. Este proceso también contempla la capacitación al personal de operación y mantenimiento, para que sepan cómo detectar y corregir oportunamente desviaciones en la operación del edificio, y para que cuenten con las herramientas necesarias para proponer y evaluar estrategias de mejora.

El Retro-Commissioning es aplicable a edificios existentes que no han pasado por un proceso de comisionamiento. Usualmente tiene el objetivo de identificar y proponer soluciones a problemas en los sistemas, así como incrementar la eficiencia energética del edificio.

El servicio de Commissioning está basado en estándares internacionales, permitiendo que los sistemas del edificio sean diseñados, instalados, probados y operados de acuerdo con las mejores prácticas a nivel internacional. A comparación de las prácticas de construcción convencionales, los edificios, cuyos sistemas han pasado por el proceso de Commissioning, se desempeñan de manera más eficiente, resultado en un menor costo de operación; crean espacios más saludables y minimizan su huella ecológica. Otro beneficio importante, es la mejora en la calidad del ambiente interior; mejores condiciones de iluminación, confort térmico y calidad del aire permiten una mayor productividad de los usuarios.